dentista en Sevilla

La vuelta al dentista tras el verano

El verano es la época del año en la que más desconectamos de la rutina. Durante las vacaciones salimos a comer fuera de forma frecuente y descuidamos la salud de nuestros dientes.

El aumento del consumo de productos ricos en azúcares y la disminución de una rutina limpieza bucodental, también incrementan las posibilidades de padecer una caries o infecciones en los dientes.

Es muy importante pedir cita a tu dentista de confianza tras las vacaciones y revisar tu salud dental, sobre todo, la de los más pequeños.

Consejos para la vuelta a la rutina dental tras el verano

Mantener una higiene bucodental diaria es fundamental para tener una boca sana. Así que hoy vamos a hablar de los principales hábitos que debemos seguir para sonreir sin molestias en el futuro.

La vuelta al cole

Los niños son los principales afectados por los desequilibrios de las vacaciones. Por eso, inculcarles un hábito de limpieza bucodental debe comenzar con la aparición de las primeras piezas de leche, siempre bajo la supervisión de los papás. Así, terminará lavándose los dientes solo sin que nadie tenga que ir detrás con el cepillo.

La alimentación es la base de una dentadura fuerte y sana. Los platos con alto contenido en calcio y fósforo, como las legumbres, los lácteos y las verduras, son ideales a la hora de fortalecer la resistencia de los dientes a las caries. Sin embargo, los zumos, refrescos y productos de bollería del recreo son inapropiados porque los debilitan y dañan su salud.

Recuerda incluir el cepillo de dientes y la pasta con flúor como parte del material escolar. Un estuche dental en la mochila le acostumbrará a lavarse los dientes después de comer.

¿Cómo debemos cepillarnos los dientes?

Las bacterias de nuestra boca se acumulan en forma de placa, generando unos ácidos que irritan nuestros dientes y encías. La mejor forma de eliminarla es limpiándonos la boca tras cada comida o como mínimo 2 veces al día.

La dureza del cepillo debe ser media o suave, que alcance todas las zonas de la boca, y el dentífrico necesita tener flúor para fortalecer la protección de tu salud bucodental.

El cepillo dental debe moverse de atrás hacia adelante sobre las superficies externas, interiores y masticadoras. Los dientes anteriores requieren de suaves movimientos de arriba-abajo. ¡No te olvides de la lengua!

¿Y la seda dental?

El hilo o la seda dental eliminan los restos y la placa depositada entre los dientes que el cepillo no ha podido. Por eso, es importante incluirla dentro de nuestra rutina de limpieza.

A partir de los 4 años de edad, los padres pueden aplicarle a los niños el hilo o seda dental, y a los 8 podrán hacerlo por sí mismos.

En Clínica Dental Arroyo siempre estamos a tu disposición para asesorarte y aclararte cualquier duda sobre tu sonrisa y la de los suyos. Cuida tus dientes y gana salud. ¡Consúltanos sin compromiso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad